La voluntad política permea mucho en todos los congresos del país, pero hay temas en Sinaloa y en Mazatlán que no pueden seguir esperando, por lo cual es necesario reforzar los marcos jurídicos en muchos de ellos como el apoyo a las Pequeñas y Medianas empresas también conocidas como PYMES.

      La candidata por el distrito 22 del PRI, PANAL y PVM; comentó que de los más de 4 millones de negocios que existen en el país, un 90% pertenecen a PYMES en dos tipos: los que están organizados y registrados y los que operan de manera familiar.

“Lo segundos son negocios familiares en donde algún abuelo empezó el negocio que pasó a una segunda generación y de ahí se desarrollan sin llegar a ser grandes empresas, sin embargo representan el 52% del producto interno bruto y eso los hace sustancialmente importantes, además de generar el 77% del empleo en todo México”.

      Lamentó que aun y con estas cifras, conseguir un crédito para quienes tienen un negocio de este tipo resulta algo cercano a lo imposible, por lo que generar políticas públicas que les faciliten la obtención de recursos para hacer crecer sus empresas, resultaría benéfico para todo el estado ya que el flujo económico sería permanente y el desarrollo por consiguiente se vendría a la alza.