La diputada local Margarita Villaescusa Rojo dio a conocer que votó en contra de la aprobación de la cuenta pública del gobierno del estado correspondiente al primer semestre del 2016, tuvo que ver con la exigencia de la ciudadanía, la congruencia, así como ponerle un alto a la impunidad y a la poca rendición de cuentas que persiste por parte de los gobernantes.

Comentó que tras un análisis personal tomó ésta decisión al ver claramente que no existe suficiencia presupuestal entre el activo del flujo del dinero y el pasivo a corto plazo, además de las retenciones a trabajadores del estado por un monto de 4 mil millones de pesos y la deuda que asciende a casi 17 mil millones de pesos.

“Fue una votación histórica porque se esperaba que el congreso a lo mejor actuara en el sentido de aprobar todo. Tomamos en cuenta de que la ciudadanía se está expresando, está participando socialmente. Ya exige con todo el derecho que le asiste”, expresó.

“Debemos de actuar de diferentes formas para seguir teniendo la voz como partido, pero lo hicimos también por la congruencia que se exige en estos tiempos, ponerle un alto a la impunidad y a la poca rendición de cuentas que hay. La gente necesita saber cómo, cuándo y en donde se utiliza su dinero”.

Dijo que luego de regresarse esta cuenta a la Auditoría Superior del Estado, el ex gobernador Mario López Valdez y su equipo tendrán 20 días para solventar las observaciones además de que para el próximo semestre serán auditadas las direcciones de seguridad, educación y posiblemente salud en la cual supuestamente hay un significativo desvío de recursos.

Asimismo Villaescusa Rojo refirió que los diputados Aarón Rivas Loaiza, Juan Pablo Yamuni y Jesús Antonio Marcial Liparoli –ex funcionarios del gobierno de Malova-no incurrieron en ninguna falta al retirarse de la sesión en donde se rechazó la cuenta pública, ya que la ley contempla que todo aquel que tenga conflictos de intereses no participar en la votación.