El niño perdió la vida a las afueras de su casa tras recibir un total de 20 puñaladas

Esta semana se dio a conocer el brutal caso de un pequeño de diez años que fue acuchillado hasta la muerte dentro del fraccionamiento Ángeles de Puebla, en Mexicali, Baja California; esta zona es considerada una de las más peligrosas del municipio.

De acuerdo con Sin Embargo, los habitantes de esta zona señalaron a un joven de dieciocho años como el presunto responsable del crimen cometido al afirmar que conocía muy bien al niño.

Zeta señaló que los cuerpos de emergencia municipales recibieron una llamada al 911, en la que se les daba el aviso de que un niño estaba perdiendo mucha sangre debido a varias heridas provocadas con un arma blanca.

A la vivienda de la avenida Tilapa arribaron paramédicos de la Cruz Roja y miembros de la Policía Municipal, quienes no pudieron hacer nada por salvarle la vida al pequeño Ignacio, pues había perdido una gran cantidad de sangre dentro del edificio.

Al mismo tiempo que ocurría este hecho, los vecinos de la zona capturaron y golpearon al presunto responsable del crimen, esto, porque el joven había salido del lugar en el que murió el niño y presentaba varias manchas de sangre entre sus ropas.

De acuerdo con Frontera, el ataque se produjo porque el agresor identificado como José ‘N’, tuvo un ‘momento de locura’ y le clavó al menos 20 veces un cuchillo a la altura del pecho, provocando que el niño corriera a protegerse dentro de una casa abandonada, dejando rastros de sangre por varias calles.

Los primeros informes realizados por el Servicio Médico Forense (Semefo) detallaron que el niño murió a causa de la gran pérdida de sangre que tuvo.

Una vez que los uniformados capturaron al joven señalado de ser el asesino del niño, lo revisaron y en el bolsillo izquierdo de su pantalón encontraron una oreja que después se comprobó que era del occiso.

Esta situación orilló a que el joven fuera detenido y trasladado al Ministerio Público para conocer su situación legal por los delitos de uso de estupefacientes, violencia y homicidio en segundo grado.

Con información de Excélsior, Sin Embargo y La Policiaca

Fotos de Zeta