En los análisis que existen para comprobar un embarazo se busca la existencia de la hormona llamada Gonadotrofina coriónica humana, producida después de la fecundación

Si tienes alguna sospecha de que estás embarazada lo mejor es que realices un análisis para comprobarlo. Son muy sencillos y se pueden efectuar en sangre u orina. En ambos casos, el análisis consiste en detectar la existencia de una hormona llamada Gonadotrofina coriónica humana (hCG), que es producida por tu cuerpo desde la fecundación.

El test casero se trata de un sencillo dispositivo para analizar tu orina. Lo puedes utilizar desde, aproximadamente, el primer día de la falta de tu menstruación. Por lo general, son bastante confiables, en la mayoría de los casos; si es positivo, quiere decir que sí estas embarazada; es decir no hay falsos positivos.

El test de laboratorio consiste en una muestra de sangre para confirmar el embarazo. Este estudio es mucho más certero, no tan rápido, pero si vas a un laboratorio en ayunas, a las dos horas pueden entregarte el resultado.

El análisis es sencillo y rápido y así como el de orina, consiste en detectar la presencia de la hormona hCG en sangre.

Y por último, el ultrasonido o ecografía pélvico, este puede detectar al embrión recién entre la quinta y la séptima semana desde la fecha de tu último período. La ecografía además será útil en el seguimiento de tu embarazo y en la determinación más precisa de la etapa en la que estás.

El dar la noticia depende de ti, pero debes tomar en cuenta que el 20% de los casos podemos tener abortos espontáneos.

Si la detección es en orina, la primera de la mañana tiene mayor eficacia; si es la prueba de sangre debe hacerse en ayunas; para el ultrasonido es indistinto.

No te quedes con la duda, a partir del primer momento en que te enteras, debes consumir ácido fólico para evitar defectos del tubo neural.

Dra. Julie Salomón Kuri
Ginecología y Obstetricia

jcp