Estados Unidos pasa por uno de los procesos electorales más controversiales dela mitad del mandato de Trump. Existe nerviosismo de saber cómo quedará conformado el poder legislativo, pero para los mexicanos, ¿qué importancia tiene esto?

Este 6 de noviembre se realizan las elecciones intermedias en Estados Unidos, y tal vez no sea el tema que te quite el sueño, sobre todo cuando en Ciudad de México tenemos una fuerte crisis de agua, pero seguramente a Donald Trump no pueda dormir por las elecciones.

En esta ocasión se definirán todos los miembros de la Cámara de Representantes,435 lugares, y un tercio del senado, 35 curules.

Además, en 36 estados se votará por gobernador.

La atención se centra en los resultados de la Cámara de Representantes y con los Senadores, pues si los demócratas se llevan más de la mitad de esos lugares tendrían la mayoría representativa y a Donald Trump se le complicaría seguir con su paquete de iniciativas, la mayoría de ellas racistas y anti migrantes.

En 2016, cuando se eligió a Donald Trump como presidente de Estados Unidos, se registró una mayoría de votos para el Partido Republicano, el partido de Trump, como consecuencia, el presidente llegó ‘con carro completo’ en la votación arrasó en la Cámara de Representantes y en el Senado, es por ellos que ha podido hacer y deshacer sus propuestas de gobierno.

Pero, ¿Cómo afecta esto a México?

TRIUNFO REPUBLICANO

De lograse un triunfo republicano (el partido de Trump) continuará la agenda #MAGA, mejor conocida como America Firts, América primero, ella contiene una serie de iniciativas antimigrantes muy fuerte, en ella se incluye también la desaparición del programa DACA, un plan establecido por Obama donde los migrantes acceden a educación y otros servicios en Estados Unidos.

De ganar el partido de Trump, muchos analistas concuerdan que podría generar una ola de confianza entre los partidarios más radicales y con ello llevar al siguiente nivel sus iniciativas racistas, como por ejemplo lanzarse contra la Unión Europea sin contar otros paquetes de impuestos para China, país que ya se encuentra muy molesta por los aranceles impuestos hasta ahora.

También se piensa que podrían comenzar una ‘guerra comercial’ con México o aumentar las sanciones contra otras naciones que no sean del agrado de Trump, para ello no existiría gran oposición en el poder legislativo pues estará dominado por los republicanos.

Y por último, un triunfo republicano representaría una confianza muy importante de cara a las elecciones presidenciales de 2020 donde Trump podría reelegirse por otros cuatro años.

TRIUNFO DEMÓCRATA

En este caso se esperaría que se diera marcha atrás a muchas de los proyectos de Trump como la salida del Plan de París contra el cambio climático, también se esperaría que Estados Unidos cediera en puntos más discutidos del T Mec, antes TLCAN.

De manera contraria que con una victoria republicana, con los demócratas en la mayoría se encenderían las alarmas en la Casa Blanca de cara a las elecciones de 2020 y la reelección de Trump estarán en duda, sin contar que básicamente el gobierno quedaría “paralizado” entre tantas investigaciones que le tienen preparadas.

Con los demócratas en la Cámara de Representantes, el nuevo congreso podría pedirle al presidente y a su equipo que declaren bajo juramento sobre el escándalo de corrupción y fraude en las elecciones que colocaron a Trump como presidente.

Incluso, en una de esas, también se abriría la puerta a un proceso de destitución contra Donald Trump.

Por último, los planes de construcción del muro se verían congelados pues se tiene previsto que desde el poder legislativo, la eventual mayoría demócrata congele todos los recursos para su edificación.

 

 

emb