El Gobierno reconoció que esta herramienta permite garantizar la legalidad de las detenciones y fortalece el esquema de seguridad

El Gobierno de la Ciudad de México saludó la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que permite darsustento normativo al uso de cámaras de videovigilancia para la persecución y detención de personas que cometen ilícitos.

El criterio de la Suprema Corte para acreditar la flagrancia equiparada, mediante la persecución con las cámaras del C5 de una persona que comete un delito, proporciona a la autoridad una herramienta básica para garantizar la legalidad de las detenciones y fortalece el esquema de seguridad y procuración de justicia, afirmó el jefe de Gobierno, José Ramón Amieva.

En conferencia de prensa, dijo que, aunque la herramienta jurídica derivó de casos ocurridos en la Ciudad de México, al ser la primera entidad en el país que cuenta con un esquema de seguimiento operativo entre la Secretaría de Seguridad Pública local y el C5 para la detención de personas, la jurisprudencia ahora es de aplicación nacional y será de utilidad para fortalecer la seguridad pública.

Además, continuó, acreditará ante los jueces la calidad de la detención de quienes cometen delitos en flagrancia equiparada.

Amieva Gálvez explicó que el uso de tecnología de este tipo se incorpora a los protocolos del nuevo Sistema de Justicia Penal, como un elemento más para acreditar la flagrancia, garantizar la eficiencia en la integración de las carpetas de investigación, la legalidad de las detenciones y la prisión preventiva oficiosa y justificada para el proceso de investigación y reparación del daño.

En la conferencia, estuvo acompañado por el titular de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), Edmundo Garrido Osorio; el secretario de Seguridad Pública, Raymundo Collins Flores, y el coordinador general del Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), Idris Rodríguez Zapata.

Garrido Osorio expuso que la determinación de la Suprema Corte es un logro para la Ciudad de México, ya que se demuestra que la persecución de una persona que delinque, mediante las cámaras de vigilancia, no representa un acto arbitrario ni injusto.

Explicó que la determinación de la SCJN en el sentido de que la detención en flagrancia se actualiza si al sujeto que comete el delito se le persigue sin interrupción por medio del monitoreo de las cámaras, derivó de cinco amparos donde los imputados argumentaban que el seguimiento a través de las cámaras del C5 no acreditaba la flagrancia y pedían libertad.

Sin embargo, agregó, los jueces de amparo los negaron y generó que se emitiera esta jurisprudencia.

A su vez, Collins Flores añadió que los elementos policiales seguirán actuando apoyados con esta tecnología, además de videos que servirán como un elemento más de prueba para las detenciones y combate a la delincuencia.

 

sarr