Un estudio revela que en el país asiático se incrementarán los sucicidios a medida en que el cambio climático genere temperaturas más altas que dañan cosechas y empeoran las sequías

Cuando el esposo de Rani se suicidó bebiendo pesticida, dejó a la familia sumida en deudas. Pero incluso si pudieran pagar los préstamos, Rani dice que sus días en el campo se acabaron.

No hay lluvia”, dijo la mujer de 44 años de la región de Tamil Nadu, una de centenares de granjeros que protestan en la capital en demanda de más ayuda del gobierno. “Incluso para beber, solamente recibimos agua cada 10 días”.

Un nuevo estudio indica que India sufrirá más tragedias similares a medida en que el cambio climático genere temperaturas más altas que dañan cosechas y empeoran las sequías. Por cada grado Celsius (1.8 Fahrenheit) por encima de 20° C (68° F) en la temporada de siembra en la India, hay 67 suicidios más en promedio, de acuerdo con conclusiones publicadas el lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

El mensaje “es que la labranza es inherentemente una ocupación riesgosa, cuyos ingresos anuales dependen del clima, y se está volviendo más riesgosa en la era del cambio climático”, dijo Vikram Patel, un psiquiatra indio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, que no estuvo involucrado en el estudio.

Los expertos dicen que las conclusiones del estudio deberían causar alarma, especialmente cuando se prevé que las temperaturas promedio en India suban otros 3° C (5.4° F) para el 2050. Eso causará fenómenos meteorológicos más erráticos, más sequía y tormentas más fuertes.

Cualquier cosa que afecte la estabilidad ocupacional va a afectar la salud mental de los granjeros”, dijo Patel.

La agricultura siempre ha sido considerada una profesión de alto riesgo y la destrucción de una sola cosecha puede llevar a algunos a la desesperación. Dado que la agricultura sostiene a más de la mitad de los mil 300 millones de habitantes en India, los granjeros han sido considerados el alma y el corazón del país. Pero su influencia económica ha disminuido en las últimas tres décadas. El sector, que representaba una tercera parte del producto interno bruto de India, es ahora apenas 15% de la economía del país, que totaliza 2 mil 260 millones de dólares.

Muchos factores pueden contribuir al suicidio, incluyendo bajo rendimiento de la cosecha, devastación financiera y deuda, acceso a fáciles métodos de muerte y una carencia de respaldo comunitario. En la India, muchos granjeros beben pesticidas como salida a enormes deudas, pues en algunos casos el gobierno garantiza dinero para los familiares sobrevivientes.

Eso provee un incentivo perverso para el suicidio, “recompensando a personas que se quitan la vida con una compensación financiera a sus familias, pero solamente si ellos mueren”, dice Patel.