El cuerpo de Bomberos de Mazatlán registra un repunte significativo en atenciones a presencia de abejas, pues cada una de las cuatro estaciones existentes, diariamente llevan a cabo entre cuatro y cinco servicios diarios.

Juan Martínez Ortiz, comandante de los tragahumo, informó que desde hace un año han implementado un proyecto de apoyo con un apicultor, con el fin de que estos insectos sean retirados para ser llevados posteriormente a cajas para evitar extinguirlos.

“Estamos cuidando mucho para proteger a la abeja porque cada año va a bajando el porcentaje de esta clase de servicios”, añadió.

Tras recordar el incidente en el faro en el que varias personas fueron atacadas por este insecto, informó que recientemente se han dado otros dos casos de este tipo.

Explicó que mientras no sean molestadas, las abejas no representan un peligro, por lo que recomienda que de detectar un panal mantenerse lo más alejado posible.