El ayuntamiento municipal está desalojado debido a los daños que sufrió en su estructura, tuvieron que abrir oficinas alternas para atender a la ciudadanía

“Sí, sacudió muy feo, bastante”, dice Martiniano Silva Clavel, habitante de Pinotepa Nacional en el estado de Oaxaca.

Este es el panorama en el municipio de Pinotepa Nacional, epicentro del sismo de 7.2 grados Richter que sacudió a por lo menos cuatro entidades del país.

Tras 24 horas del temblor, algunos de los habitantes que resultaron afectados empezaron a reparar los daños.

“Lo que continúa es levantar todos los daños, estamos levantando los vidrios, sigue temblando, ha habido, no sé, unas cien réplicas en el transcurso de ayer a hoy”, dice otro vecino.

El ayuntamiento municipal está desalojado debido a los daños que sufrió en su estructura, por lo que tuvieron que abrir oficinas alternas para la atención a la ciudadanía. También la iglesia presenta cuarteaduras y está cerrada al público.

Estos inmuebles se suman a las más de mil casas dañadas que se reportan hasta el momento.

“Y el dato preliminar es que tenemos aproximadamente mil quinientas casas afectadas. El palacio municipal que tenemos aquí a nuestra espalda, su estructura está totalmente dañada y para salvaguardar la integridad de los funcionarios y del cuerpo edilicio pues, está prohibido el paso en estos momentos”, señaló José Alberto Hernández Clemente, secretario particular del alcalde de Pinotepa Nacional.

A las 3:30 de la tarde de este sábado se sintió la última réplica de mediana intensidad en esta localidad, y aunque en la plaza central se ve a gente realizando actividades normales, los ciudadanos aseguran que el temor es generalizado y muchos comerciantes no acudieron a vender.

“Ahorita parece que ya le pararon, pero muchos que vienen a vender aquí no vienen por el temor –¿Hay temor ahorita entre la ciudadanía? – Sí, como no, ¿quién no tiene miedo a un temblor?” dijo un habitante de Pinotepa Nacional.

La evaluación de daños se continuará realizando durante los próximos días. Las autoridades confían en que una vez revisados todos los reportes, el número de casas dañadas disminuya.

*bb