No resultó ser una solución estructural para la pobreza extrema alimentaria, indicó.

México.- Más inconsistencias sigue arrojando la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), de acuerdo con el Informe de la Cuenta Pública 2016 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Ahora toca el turno de la Cruzada Nacional contra el Hambre, la cual, según el organismo no resultó ser una solución estructural para la pobreza extrema alimentaria, pues pese a contar con 30 programas que atendieran a 6.1 millones de pobres extremos alimentarios, no se garantizó la erradicación del hambre en ese sector.

De acuerdo con Reforma, la ASF indicó que la Sedesol “no comprobó en qué medida se atendieron las carencias de cada una de las personas en pobreza extrema alimentaria, ni que su atención permitió que abandonar dicha situación”.

Señala que tres de los programas no contaron con presupuesto, en tanto que siete no solucionaron ninguna carencia social de los beneficiarios.

Desde que Rosario Robles era secretaria de Sedesol, se dijo que cada uno de los 6.1 millones de beneficiarios estaba identificado con nombre y apellido, pero no sustentó ante la ASF su condición socioeconómica, desconociendo así si se trataba de pobres extremos alimentarios.