Como un hecho aislado perpetrado con mucha saña, catalogó Gioberti Tochimani Vázquez, director de Seguridad Pública de San Ignacio el atentado contra una pareja que cobró la vida de una persona en una gasolinera el domingo antepasado, por lo cual no se teme que se dé un incremento de hechos violentos.

Tras recordar que en la escena se localizaron 34 casquillos y quien falleció recibió al menos 15 impactos con arma de fuego, dio a conocer que según las investigaciones la víctima no tenía antecedentes penales pero sí tenía deudas pendientes de tipo económico.

“Era de la comunidad de Ajoya y según la información proporcionada por familiares tenía una venta de ganado, un problema de pagos, era campesino además”, reveló.

Luego de descartar que existan gavillas, robos de ganado o abigeato, Tochimani Vázquez apuntó que se registran reportes a la baja en diversos delitos y solamente se han tenido reportes de robo sobre la carretera en puntos estratégicos.