Previo al silbatazo inicial, afición convive en el Estadio Azteca para ver el Clásico Nacional. La vigilancia está a tope tras los hechos recientes en la Liga MX

Después de una semana en la que la violencia volvió a dar de qué hablar en el futbol mexicano, el Clásico Nacional entre América y Chivas pretende ser ejemplo de comportamiento entre los aficionados de ambos equipos.

Previo al encuentro a disputarse en el Estadio Azteca, seguidores azulcremas y rojiblancos conviven en un ambiente familiar dentro y fuera del inmueble.

De cualquier forma, se dispusieron tres mil 700 policías en el Coloso de Santa Úrsula, para garantizar a la afición un entorno confiable y accesible. El titular de la policía capitalina, Raymundo Collins Flores, se reunió con representantes de los grupos de animación de ambos equipos para delinear el operativo de seguridad que se pondrá en marcha.

Se desplegaron elementos de Tránsito, Proximidad y Metropolitanos, así como Policía Auxiliar además de paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) y aeronaves de la Dirección General de Servicios Aéreos (DGSA) Cóndores.

De igual manera, se instalaron puntos de revisión preventiva, a fin de evitar que ingresen con objetos que puedan generar daño a terceros.

El Clásico Nacional se enfila a ser una nueva fiesta en la Liga MX.

fdr