El terrible super tifón Mangkhut dejó a su paso devastación por e norte de Filipinas, y hasta el momento se cuenta una decena de muertos y desaparecidos a la espera de un recuento más cierto de daños y posibles victimas, pues las regiones que sufrieron el terrible embate son áreas montañosas de difícil acceso.

El Centro de Reducción de Desastres confirmó la muerte de dos mujeres que trabajan en emergencias debido al deslizamiento de tierra provocado por fuertes inundaciones en la región norte de Cordillera.

Asimismo, se cree que existe una tercera victima, pues la Policía encontró el cadáver de una niña que oscila los nueve y doce años de edad en el río Marikina, y tratan de ver si su muerte guarda relación con las inclemencias de tiempo provocadas por el tifón.

El alcalde de la ciudad de Baguio declaró a los medios de comunicación locales que se han registrado al menos cinco muertes y otras cinco personas están desaparecidas. Por su parte autoridades advirtieron que el número de víctimas puede aumentar en las próximas horas.

La escena es terrible, árboles y postres de electricidad caídos, carreteras cortadas y viviendas destruidas, consecuencia del azote del tifón más poderoso de la temporada.

En todas las regiones golpeadas por el siniestro se ha evacuado a más de 100 mil personas, aunque hasta el momento los afectados ascienden a más de 5 millones de filipinos que viven en un radio de 125 kilómetros de la trayectoria de Mangkhu, de acuerdo con lo informado por el Centro de Reducción de Desastres.

Las autoridades filipinas advirtieron días atrás que la fuerza destructora de Mangkhut podía ser semejante a la de Haiyan en 2013, un supertifón que causó en el centro del país más de 7 mil muertos y 16 millones de damnificados. Sin embargo, la zona que recibió el embate del reciente tifón tiene menos población y se encuentra resguardada por montañas que amortiguaron el impacto.