El pequeño murió a manos de su propia madre, quien lo torturó y asfixió con una cuerda

La vida del pequeño Johan Sebastián terminó de la peor forma posible, pues fue asesinado por las personas que en teoría debían protegerlo de todo mal.

Este pequeño de siete años oriundo de Colombia murió asfixiado por su propia madre, quien lo acusó de ‘hacerle daño’ a su hermano mayor; fue asfixiado para que nadie conociera un oscuro secreto de familia.

De acuerdo con RCN Noticias Johan era el menor de cuatro hermanos quienes vivían con padres separados; ellos discutían por el ‘amor’ de sus hijos.

El inicio de la tragedia ocurrió el 19 de agosto de 2014 cuando la madre, identificada como María Eugenia García, aseguró haber dejado al pequeño en su escuela, pero cuando su papá fue a recogerlo como todos los días, le informaron que no estaba; ese mismo día el pequeño fue reportado como desaparecido.

Una semana después de iniciar la búsqueda, la Policía de Bogotá recibió un reporte por parte de la madre del menor, quien detalló el hallazgo de un cuerpo.

People en Español señaló que María Eugenia y un sobrino habían encontrado el cadáver de Johan en un lote baldío a las afueras de la ciudad.

Por su parte, Wilmer Rugeles, su hermano mayor, detalló a los medios locales la manera en la que halló el cuerpo de su hermanito.

Mi pequeño tenía un cordón amarrado al cuello, por las múltiples heridas que tenía, se nota que lo torturaron sin piedad alguna”.

Por su parte, la Policía Nacional continuó investigando este caso al encontrar ciertas anomalías, pues fue extraño que la madre del menor hallara su cuerpo con tanta precisión.

El caso tuvo un giro de 180 grados cuando encontraron un video de una cámara de seguridad en el que mostraba que la madre no llevó al niño a la escuela el día que desapareció, hecho por el que la investigación cambió de rumbo.

Al momento de cuestionar a María Eugenia, ella confesó a las autoridades locales haber cometido el crimen contra su propio hijo.

Luego de conocer esta brutal noticia, el padre de Johan no soportó el dolor y se quitó la vida de un balazo en la cabeza; sin embargo, antes de suicidarse, el padre del menor le confesó a su hermana el oscuro secreto que sabía Johan.

Wilmer, el mayor de los cuatro hermanos, había violado a la más pequeña y Johan fue testigo de este hecho. El niño le contó a su madre el abuso que presenció y el joven fue a la cárcel por este delito.

Tras cumplir su condena de cuatro años, Wilmer planeó su venganza contra su hermano Johan y con la ayuda de su madre lo secuestraron, torturaron y asfixiaron.

Las autoridades informaron que tanto el hermano mayor como la madre de Johan fueron declarados culpables por el delito de homicidio, por lo que fueron condenados a 35 años en prisión.

Con información de RCN Noticias, People en Español y Noticias Caracol