Son cerca de 150 las familias que se fueron de Potrerillos, Concordia Sinaloa ante el teñir de ser víctimas de grupos armados.

Entre el martes y miércoles sacaron las pertenencias indispensables, las subieron a camionetas propias o prestadas y huyeron.

El municipio dijo un día antes no tener informes de que otros poblados se estuvieran quedando solos debido a la inseguridad, pero son los mismos afectados quienes aseguran que pidieron el apoyo del ayuntamiento, pero al no encontrar solución decidieron irse.

Dicen que el motivo se debe a que el dia en que asesinaron a las ocho personas, a 300 metros estaba un destacamento militar y los elementos no salieron por no tener autorización.

En las últimas horas son los propietarios de abarrotes las que vaciaron los anaqueles, cerraron su casa y se fueron.

Solo algunas cinco familias, casi todos mayor de edad, son los que se quedaron.